¿Cómo y cuando se debe llevar uniformes y ropa de trabajo?

Hay muchas empresas que piden a sus trabajadores vestir con uniforme durante su jornada laboral. Cada empresa, o de modo más genérico cada profesión, tiene sus motivos para decantarse por el uso o el desuso de ropa de trabajo barcelona.

Las empresas dedicadas a las ventas o al mundo comercial, por ejemplo, suelen usar uniforme de trabajo por un motivo puramente estético, de imagen corporativa, de imagen de marca, mientras que las empresas industriales usan uniforme y otros elementos referentes a la indumentaria (casco, botas, etc.), normalmente para reforzar la seguridad de sus trabajadores.

Podemos dividir tres grandes bloques que estructuran los motivos por los que una empresa decide que sus trabajadores vistan uniforme:

  • Higiene: los trabajadores del ámbito de la sanidad o de la restauración acostumbran a vestir uniformes sanitarios (batas, zuecos, delantales, gorros, etc.) por un motivo principalmente higiénico para con sus clientes/pacientes y para consigo mismos. Nadie se imagina a un cirujano operando sin guantes, ¿verdad? Del mismo modo que nadie se imagina a un cocinero sin delantal. Bien, en este último caso, seguramente hemos visto a alguno, pero acordaremos que la imagen que el cocinero en cuestión sin delantal proyecta hacia nosotros no es muy higiénica…

  • Seguridad: los trabajadores dedicados a profesiones de riesgo, como los mineros, los bomberos, los integrantes de cuerpos de seguridad, los trabajadores de fábricas e industrias, los obreros de la construcción… todos ellos están obligados a vestir ropa de trabajo adecuada al desempeño de sus tareas. De lo contrario, pueden incluso estar incurriendo un delito (ellos o sus jefes). Es evidente también que un bombero no puede vestir como quiera, deberá llevar ropa de trabajo ignífuga, así como casco y botas para protegerse de los propios peligros que conlleva –per se– su profesión.
  • Imagen de empresa: los dos puntos anteriores confluyen en este tercero, es decir, un cocinero con delantal y gorro además de trabajar de forma higiénica dará buena imagen al cliente. Y, del mismo modo, un vigilante de seguridad bien identificado son su uniforme dará mejor imagen y mayor respeto y seguridad a los ciudadanos que uno vestido de calle.

En cualquier caso, también hay profesiones o empresas que deciden utilizar uniformes sólo por cuestiones estéticas y de imagen empresarial, para reforzar su marca. Es el caso de las actividades de atención al cliente, de empresas comerciales, de ventas, bancos o cajas de ahorros (que si bien no usan uniforme propiamente dicho sí deben vestir traje y corbata) o de otros comercios dedicados al tercer sector.

Es muy importante conocer a la perfección el desarrollo de las tareas que conlleva cada profesión para decidir si usar o no uniforme y, sobretodo, para decidir qué uniforme comprar. Si no se tiene claro qué prestaciones queremos que tenga el uniforme de trabajo que queremos adquirir para nosotros o para nuestros empleados, siempre podemos acudir a tiendas de ropa especializadas en uniformes para que nos aconsejen qué tipo de ropa (teniendo en cuenta los tres puntos explicados antes) se adecua mejor a nuestras necesidades laborales.