¿Es complicado lavar los implantes dentales?

Durante el último tiempo, la cantidad de personas que han tomado la decisión de optar por los implantes dentales se ha acrecentado de manera dramática, lo que ha significado un auge de información cada vez más importante en cuanto al modo correcto de cuidar de ellos.

En ese orden de ideas, lo que se propone en este caso es que los interesados puedan aprender un poco más en detalle el proceso de lavar los implantes dentales, para que de esta manera se puedan mantener en un buen estado.

El lavado de los implantes dentales

A grandes rasgos hay que empezar por mencionar que las personas que ya llevan implantes en muy poco tiempo van a notar que es muy probable que se quede un poco más de comida entre las coronas sobre el implante, en comparación con los dientes naturales. Lo anterior es un efecto normal, ya que la energía tras perder el diente original, tiende a contraerse y así ocasionar que se conforme una concavidad entre la corona y la encía, lo que permite que se pueda acumular una mayor cantidad de alimento y que por lo tanto obliga a las personas a mantener buenas prácticas de higiene sobre sus implantes dentales.

Ahora bien, hay que recordar y resaltar que esa concavidad debe ser leve y no retener en exceso. Por lo tanto, el consejo es que usted se cepille con más dedicación de la usual, pues resulta ser absolutamente necesario. Siempre será recomendable que se seleccionen cepillos interproximales.

Para las personas que tienen muchos implantes, los expertos siempre suele sugerir que se haga uso de un dispositivo con la capacidad de emitir un chorro de agua que sale a presión y que se puede emplear como un complemento más para el cepillado, pues es bastante útil.

Identificar si un implante está infectado

Conociendo cada uno de los detalles que se han mencionado en los párrafos anteriores, es muy importante que se preste atención a este detalle. En principio, un implante sano no tendría que sangrar con el cepillado. Igualmente, si se nota que se ha formado un bulto o que hay una especie de “latidos” en la encía de alrededor, es clave que se acuda con un especialista en periodoncia.

Además de lo que ya se ha indicado, los implantes no se pueden mover bajo ninguna circunstancia. En caso que ocurra lo anterior, es factible que se haya aflojado el tornillo pasante y que tan solo sea necesario reapretar. Otra posibilidad es que el implante haya fallado de modo tardío, pues se ha acumulado sarro entre la encía y el implante. En conclusión, siempre es aconsejable que se realice un mantenimiento de los implantes dentales con regularidad y del modo adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *