Una diseñadora incompatible con el tabaco

La diseñadora Miriam Martí nunca olvidará el día que el estudio de diseño web donde trabajaba recibió un encargo de una tabacalera y unos de los proveedores habituales se negó a colaborar con el proyecto por un conflicto de valores. “Nos dijo: lo siento, pero con tabacaleras no trabajo”, explica Miriam, al mismo tiempo que admite que esta curiosa anécdota le hizo pensar y llegó a la conclusión de que ella también querría tener el poder de decidir con qué clientes trabajar. Aunque en principio parezca que no sea posible, el diseño web Coruña puede aportar su granito de arena para contribuir a la sostenibilidad de este mundo.

Sus inquietudes sociales coincidían con las de su amiga Mariona López, diseñadora industrial, que acababa de cerrar su estudio por diferencias con su socio. “Las dos nos encontrábamos en una fase de ruptura, queríamos volver a trabajar con proyectos más pequeños, que respondieran a unos determinados valores sociales”, dice López. Así como nació la idea de montar Wopala, un estudio de diseño y comunicación dirigido exclusivamente a entidades y empresas que cumplan con criterios sociales y sostenibles.

Cambiar el mundo desde el diseño

El eslogan de Wopala, “diseñar por un mundo mejor”, puede sonar idealista, pero refleja los objetivos de las dos emprendedoras, que se consideran unas apasionadas del diseño.

“Un tríptico con una tipografía muy pequeña o que incluye formularios complicados no sirve para nada si tu público es la tercera edad o familias poco instruidas”, explica Mariona, poniendo como ejemplo los trípticos que han diseñado por los casales de verano de la FEEB. Por eso, sus trabajos son trípticos muy ilustrativos y didácticos, con poca letra, para facilitar su lectura.

“El sector nos recibió con los brazos abiertos porque por fin podían trabajar con diseñadores que compartían valores”, recuerda Mariona, admitiendo que han tenido que crear una nueva cartera de clientes desde cero. “Despacio hemos ido creciendo”, dice.

¿Tiene futuro la sostenibilidad?

Wopala también tiene un proyecto paralelo, Waita: una formación tutorizada dirigida a diseñadores que están en el paro y entidades sociales con unas necesidades de diseño concretas, pero que no tienen recursos suficientes para pagar el precio de mercado del proyecto. “Queremos que los diseñadores que se encuentran en el paro cojan experiencia real de gestión: que aprendan a gestionar plazos, presupuestos, a defender un proyecto ante el cliente”, explica López, que también es profesora de diseño en la escuela Elisava.

El curso es gratuito por los diseñadores. Las entidades sociales participantes tienen que pagar sólo 350 euros, aproximadamente el 30% de lo que costaría a precio de mercado un proyecto de imagen corporativa.

Wopala también tiene previsto apostar por el diseño de producto y lanzar una nueva marca de artículos fabricados en centros especiales de trabajo que ayuden a entidades sociales a obtener financiación a través de su venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *